Pestañas ultralargas con un sólo ingrediente cosmético

Últimamente las pestañas extralargas están de moda. Prueba a poner la tele y seguro que antes de 10 minutos están anunciando un Rimmel que te alarga las pestañas hasta el infinito y más allá! Por no hablar de las pestañas postizas, cada vez más utilizadas en los tiempos que corren. Y es que, a nivel estético no es lo mismo un ojo con pocas pestañas y cortas que un ojo con mucho espesor de pestañas y largas.

Los Makingueros siempre vamos a lo más sencillo, por eso te recomendamos un Sérum  alargador de pestañas que puedes hacer en… ¡2 minutos! si eres muy habilidoso yo diría que incluso en 1. Pero antes de contarte cómo se hace y cómo se aplica quiero que conozcas en profundidad el ingrediente estrella (y único!) en nuestro sérum. Es el aceite de ricino, o castor oil en inglés.

Aunque su nombre puede llevar a equívoco y puedes pensar que su origen es animal, por eso de castor oil… ¡no es así! Este aceite procede de la primera presión en frío de las semillas secas de una planta llamada Ricinus communis. Si hablamos de su composición en ácidos grasos debemos destacar su alto porcentaje en ácidos grasos monoinstaturados, especialmente el ácido ricinoleico. Esto le convierte en un aceite de tacto muy graso y con un grado de penetración muy alto. Sus usos son múltiples:

1- Aplicación aftersun para hidratarnos tras tomar el sol

2- Limpia y purifica los poros, genial como desmaquillante en aceite.

3- Acción antibacteriana contra levaduras y hongos.

4- Endurece las uñas

5- Atenúa las ojeras, ya que incrementa el flujo sanguíneo en la zona del contorno de ojos.

6- Favorece el crecimiento y fortalecimiento del pelo.

7- Da brillo e hidrata los labios. Para mi es un imprescindible en la fabricación de gloss.

8- Alarga las pestañas! 

Nos quedamos con el último uso, el aceite de ricino debe ser el mejor amigo de tus pestañas.

¿Cómo preparo un sérum de aceite de ricino?

En primer lugar, os aconsejo que consigáis un envase que tenga un pincel especial de máscara de pestañas. Si bien podéis limpiar uno y utilizarlo, compraros uno os servirá ya por los siglos de los siglos y así no mezcláis.  Se puede aplicar con un bastoncillo, pero si podemos elegir, la mejor manera de extenderlo y que no caiga en el ojo es con el aplicador en sí. Yo lo he comprado en Mezcla Perfecta. En la misma tienda podéis comprar el aceite de ricino, con 100 mL tenéis para varios sérums, varios gloss, varios jabones… es decir que lo vais a amortizar bien!

13712805_178086045942059_64788177_n(1)

Simplemente tenéis que echar el aceite de ricino en el envase de la máscara de pestañas, te puedes ayudar de una pipeta o una jeringuilla si tu pulso es un poco inestable.. y cada noche, antes de irte a dormir lo aplicas como si fuese rimel, de la raíz a la punta. Verifica que todas las pestañas estén cubiertas por una fina capa de aceite y si hay pegotes quita el exceso.

Cuando pase una semana ya puedes ver como las pestañas han aumentado en espesor y longitud. Un método natural, y.. más fácil imposible! ¿Qué te parece?

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s