Pon un kiwi en tu vida, ¡y en tu cara!

Dedicado a Elena, mi opositora favorita que día tras día soporta mis conversaciones frikis de cosméticos, alimentos y demás temas de MI LIBRO. 

Hoy me levanté inspirada. Eran las 10 de la mañana y estaba leyendo mi libro: VAMOS A COMPRAR MENTIRAS (por cierto como aciertan siempre mis padres y mi hermana haciendo regalos, parecen hasta de mi familia). Estaba leyendo este libro que debes saber que es de lectura obligada. Sí, tienes que leerlo sí o sí porque  te abre los ojos ante las grandes mentiras y engaños de la industria cosmética y de la alimentación.

 

No me quiero ir por los cerros de Úbeda (en el link podéis averiguar de dónde procede está expresión, muy interesante por cierto) y por ello quiero contaros directamente lo que pensaba que había descubierto sobre las 10 de la mañana. Ya había desayunado por cierto y estaba yo pensando en los kiwis. Justo en el libro se hablaba de los kiwis y su alto contenido en Vitamina C y por eso mis pensamientos han tomado ese camino. Prometo que normalmente no suelo pensar en esas cosas, al menos no todo el día. Mientras leía, inconscientemente estaba  reflexionando sobre lo que ya sabía de la Vitamina C ( que si ayuda a  transportar el hierro, que si es antioxidante y retrasa el envejecimiento de la piel y sobre todo y finalmente  he recordado que ¡es indispensable en la síntesis de colágeno! Todas las cremas antiage tienen Vitamina C en su composición porque si no hay síntesis de colágeno estamos perdidos. Antes de lanzarme a la piscina con mi aventurada idea, y aunque confío ciegamente en la ciencia del libro…¡he consultado la tabla de composición de alimentos y he buscado el kiwi para corroborar que su cantidad de Vitamina C es tan alta como decían!  Comprobadísimo, encontramos 50 mg de Ácido Ascórbico o Vitamina C por cada 100 g de porción comestible de kiwi. Y si te estás quedando igual que antes, te diré que es el segundo en el ranking de Vitamina C de las frutas, solamente le superan  las fresas y derivados (con 60 mg/100 gr de porción comestible). Eso sí, la naranja y el limón le pisan los talones, tienen casi casi la misma cantidad de Vitamina C que el kiwi. Pues bien, ¡he pensado que si Kiehl, Pons, Sesderma, Lancome… ¡e incluso Universo Makinga! utilizan Vitamina C en la formulación de sus cremas.. ¿Por qué no hacer una crema de kiwi? ¡Qué no! Eso no lo he pensado!! Creo que nadie la usaría y además enseguida saldrían bichitos no deseados en ella. Sin embargo, y aquí va mi idea, ¿Por qué no hacer una mascarilla facial con kiwi? Estaba yo emocionada con mi descubrimiento, cuando de repente lo he buscado en Internet y.. ¡voilà! parece ser que es una de las mascarillas faciales más utilizadas.

Conclusión: No he descubierto nada nuevo. He triturado un kiwi, lo he batido y me lo he puesto en modo mascarilla repartido por la cara durante 15 minutos y lo he retirado con agua. Debo decir que aunque era una idea que al parecer ya estaba muy trillada me he sentido orgullosa de mi descubrimiento, ¡y lo mejor, los resultados han sido buenos! Mi cara  está más suave y llena de luz!

Por ello, el consejo Makinga de hoy es: ¡Pon un kiwi en tu vida, y en tu cara!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s