La col lombarda y sus poderes pH-mágicos

¡Quién me iba a decir hace unos años que compraría col lombarda tan a menudo! Recuerdo que de pequeña me pasaba horas y horas mirando mi plato con esa verdura morada que tan poco me gustaba… Pues bien, años después debo confesaros que es una de mis compras habituales en el supermercado. Podría ser porque hubiese empezado a gustarme, pero no es así. Si alguna vez la tomo es porque estoy en alguna situación comprometida y no quiero hacer el feo a aquellas personas que han cocinado para mi. La compro porque la col lombarda, ahí donde la veis tiene una gran utilidad para la gente despistada y con el olfato algo atrofiado. Como yo. Y es que.. ¡La col lombarda es un indicador de pH!

No sé si alguna vez os ha pasado que estáis cocinando y tenéis tal jaleo que ya no sabéis qué es lo que tenéis sobre la mesa o la encimera. Seguro que alguna vez habéis echado azúcar a la sopa y sal al café, ¿a quién no le ha sucedido nunca?

A mi me ocurren estas cosas casi a diario. Menos mal que tengo mi escala de pH y mi lombarda a mano. El otro día tuve una crisis existencial de este tipo. Había preparado un cubo con amoniaco para limpiar el baño y un cubo idéntico con vinagre para limpiar el suelo. De repente me bloqueé, ¿cuál sería cuál? Ya os dije que el olfato lo tengo atrofiado y el vinagre que utilizo para limpiar es casi transparente también. Como os dije antes, menos mal que tenía mi indicador de pH – líquido de lombarda en la nevera. Simplemente eché un vasito de este líquido en cada cubo y tachán!! Uno de ellos puso de color verde y el otro se puso de color rojo. Como buena amante de la química sé que el amoniaco es una base y que el vinagre tiene ácido acético y por lo tanto es ácido. Ya sólo faltaba comprobar cuál era cuál con mi escala de pH. Claramente el verde correspondía al amoniaco (BASE O ALCALINO) y el rojo al vinagre (ÁCIDO)

escala-de-ph

Y es que la lombarda es un indicador de pH que contiene antocianinas, las cuales provocan un cambio de color según se mezclan con sustancias ácidas o básicas. Los colores resultantes son los que aparecen en la tablita.

En conclusión, si alguna vez te ocurre algo parecido,recuerda que tener el líquido de lombarda a mano puede salvarte. También, puedes probarlo para experimentar qué sustancias de la  casa son ácidas y cuáles son básicas, ¡es infalible cómo indicador de pH! y puedes pasar un rato divertido viendo cómo diferentes líquidos cambian de color. ¡A los niños les chifla en los talleres! La ciencia a veces parece magia.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s