¿Por qué está tan de moda el ácido hialurónico?

¡Hola Makingueros! Retomamos el blog para hablar del ácido hialurónico.

Basta con encender la tele durante 3 minutos para que aparezcan ante nuestros ojos imágenes de cosméticos maravillosos y rejuvenecedores. Y ante nuestro oídos se escuchan palabras como Coenzima Q10,  resveratrol o ácido hialurónico. ¿Está justificado este furor desmedido por estos componentes? O, ¿es puro marketing?

De momento, vamos a centrarnos en el ácido hialurónico. Creo que al oír estas dos palabras juntas en la mente de cualquier persona aparece un líquido milagroso de origen desconocido que a veces se inyecta y otras se aplica con las cremitas de manera tópica, ¡y que hace desaparecer las arrugas! . ¿Nuestra imaginación nos está jugando malas pasadas? Pues, un poco sí.

En primer lugar quiero destacar que es una sustancia natural. Podemos encontrarla en la piel, en el humor vítreo de los ojos, en el cordón umbilical, en el líquido sinovial y en todos los tejidos y fluidos del cuerpo. Es un agente lubricante.

Al oír la palabra Ácido a veces entramos también en crisis. ¡Es ácido, qué chungo! Pues sí, mejor seguir pensando así no se nos vaya a caer un poco de ácido sulfúrico en la mano. Mejor ser precavido. Pero hay que aclarar que el ácido hialurónico tiene un pH que no es muy bajo (y por tanto no es un ácido fuerte), ¡de hecho es similar al manto de la piel que ronda entre los 4.5 y los 6.2!

Y ahora viene el bombazo:

El ácido hialurónico es capaz de atraer y retener 1000 veces su peso en agua. NO UNA, NI DOS, ¡MIL VECES! Por eso proporciona agua a la piel, y decimos que es un Señor Humectante. ¿Cómo es posible esto? Vamos a conocerle un poquito mejor, no os asustéis y cerréis la página al ver la imagen.

2-hialuronico-enlaces2

Os presento al Señor Hialurónico. Como véis es grande, muy grande. Es una molécula ompuesta por muchas unidades repetidas de dos moléculas de azúcar unidas entre sí: el ácido glucurónico -un tipo de ácido urónico- y la acetilglucosamina. Como véis se repiten varias veces formando un polímero. Esto es simplemente su presentación. Ahora os contaré por qué es capaz de retener el agua. Pues bien, incluso a no muy altas concentraciones cuando se junta con el agua, ¡el ácido hialurónico tienen la capacidad de entrelazarse y formar una especie de gel.. (a mi me recuerda al experimento de la nieve de colores, que ya os contaré en otro momento, pero el efecto es el mismo.. captación de agua hasta tal punto que se forma un gel) Esta propiedad de cambiar de consistencia lo convierte en el Señor Humectante. Algo así como una esponja 🙂

Y ahora sí, ¿Por qué se emplea el ácido hialurónico en cosmética?

Parece que la primera aplicación de este ácido de orientación médica (más que estética). Inyecciones en rodillas inflamadas, articulaciones o enfermedades en los ojos. Tan sólo hace unos 10 años comenzó el auge en el mundo cosmético, utilizando inyectado en capas profundas de la piel como en aplicación directamente sobre la piel. Por su alta capacidad de absorber agua SÍ es cierto que se apreciaban resultados positivos sobre la piel. Digamos que esta retención localizada de agua, rellena los espacios que existen entre las células de la piel.

Y si quieres adquirir un producto con ácido hialurónico, ¿en qué te debes fijar?

Al contrario que otras veces que recomendamos que te fijes en el INCI y que el ingrediente se encuentre en las primeras posiciones (lo que quiere decir que tiene más cantidad) en esta ocasión, el ácido hialurónico ya puede aportarnos beneficios en bajas cantidades. Es más, un exceso de humectante puede incluso deshidratar la piel. porque necesita captar agua y si no la encuentra en el ambiente, la captará de la piel.  Por eso, en este caso tienes que fijarte en qué tipo de ácido hialurónico lleva. Puede ser:

 

  • Ácido hialurónico, como hemos visto es grande. De alto peso molecular. Al ser una molécula grande no puede atravesar la piel y ejerce simplemente una función barrera absorbiendo la humedad y evitando que se escape el agua de las capas más internas, creando una sensación muy agradable de suavidad. Como contraposición podría causar deshidratación si se utilizaran altas dosis. Es decir, sería el menos indicado.
  • Hialuronato sódico, que es ácido hialurónico en forma de sal -peso molecular medio- Esta molécula es mucho más pequeña y penetra mejor en la piel. ¡Lo que queremos!
  • Hialuronato sódico -peso molecular bajo-, molécula aún más pequeña y penetra e hidrata capas profundas de la piel.

Es decir, al comprar una crema lo ideal sería fijarnos en el INCI y que aparezca un SODIUM HYALURONATE. Os dejo un ejemplo de la crema de Wabi Sábila

 

INCI (1)

 

Si no quieres comprar una crema con ácido hialurónico, siempre te quedará la opción de agregar un poquito en tus productos habituales. Para ello os recomiendo comprar éste de Mezcla Perfecta, es de peso molecular medio con una concentración de un 1% y lo puedes aplicar directamente sobre el cutis.

Y si por alguna extraña razón no notas resultados, ¡no te preocupes! Siempre podrás presumir de arrugas como el Shar Pei de la foto 😉 Pero esta vez debo decir, ¡Si está de moda… tiene sus muchos motivos de peso! El marketing no lo es todo en esta ocasión 🙂

dog-1721499_1920

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s